María y San Juan Bosco

Asistir con devoción a la Santa Misa, visitar a Jesús Sacramentado, recibir la Comunión Sacramental o al menos hacerla espiritual, son prácticas de sumo agrado a María y un conducto eficaz para obtener gracias especiales.

San Juan Bosco.

María y Juan Pablo II

Recitar el Rosario, en efecto, es en realidad contemplar con María el rostro de Cristo.

Juan Pablo II.

Acudir a la Virgen María

Si mi corazón es indigno de amarte por estar lleno de afectos terrenales, cámbiamelo, que en tu mano está el hacerlo. Y luego úneme a mi Dios de tal manera que no pueda separarme de su amor. Esto quieres de mí, que ame a tu Dios; y lo mismo pido de tí, que yo le ame y le ame siempre, que nada más deseo. Amén.

San Alfonso María de Ligorio. “Las Glorias de María”.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 482 seguidores