San Juan de la Cruz: Oración

z_juan_dela_cruz

El que huye de la oración, huye de todo lo que es bueno.

San Juan de la Cruz.

Doctor de la Iglesia. 1542-1591. Fiesta: 14 de diciembre.

Anuncios

Benedicto XVI en Lourdes

Amados hermanos y hermanas, peregrinos y habitantes de estos valles, Hermanos Obispos, sacerdotes, diáconos, religiosos, religiosas, todos vosotros que estáis viendo el infinito anonadamiento del Hijo de Dios y la gloria infinita de la Resurrección, permaneced en silencio y adorad a vuestro Señor, nuestro Maestro y Señor Jesucristo. Permaneced en silencio, después hablad y decid al mundo: no podemos callar lo que sabemos. Id y proclamad al mundo entero las maravillas de Dios, presente en cada momento de nuestras vidas, en toda la tierra. Que Dios nos bendiga y nos guarde, que nos conduzca por el camino de la vida eterna, Él que es la Vida, por los siglos de los siglos. Amén”.

 

MEDITACIÓN DE BENEDICTO XVI EN LA PROCESIÓN EUCARÍSTICA EN LA PRAIRIE (LOURDES).

 

La oración para Santa Teresa de Jesús

1. “Sin este cimiento fuerte (de la oración) todo edificio va falso”. (Camino de perfección, 4, 5).

2. “No son menester fuerzas corporales para ella, sino sólo amar y costumbre; que el Señor da siempre oportunidad si queremos”. (Vida, 7, 4).

3. “No es otra cosa oración mental, a mi parecer, sino tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama”. (Vida, 8, 2).

 

Santa Teresa de Jesús

Camino

Ojalá fuera tal tu compostura y tu conversación que todos pudieran decir al verte o al oírte hablar: éste lee la vida de Jesucristo.

San Josemaría. Camino, punto 2.

Espíritu Santo

3. La víspera de empezar este Decenario, que es la víspera de la Ascensión gloriosa de Nuestro Divino Redentor, os habéis de preparar, con resoluciones firmes, para emprender la vida interior, y emprendida esta vida, no abandonarla jamás.

 

No pongáis vuestros ojos en lo que cuesta; ponedles en lo que vale; siempre ha sido así: el costar mucho lo que mucho vale. ¿Y qué es el trabajo que ponemos en el propio conocimiento, para lo que por ello se nos da?

 

¡Oh qué glorioso es el morir uno a sí mismo para no tener vida sino en Dios! ¿Quién podrá, ni imaginar siquiera, lo que es vivir en Dios y endiosados?

 

Francisca Javiera del Valle.

Decenario al Espíritu Santo.

Advertencias, 3.

Ascética meditada

Enemigos reales de tu oración: la imaginación, “la loca de la casa” que te turba y distrae con sus vuelos y con sus piruetas; tus sentidos despiertos y poco mortificados; la falta de preparación remota –si quieres llamarla de modo distinto, llámala disipación- por lo cual te encuentras tan lejos de Dios nuestro Señor cuando empiezas tu oración; tu corazón poco mortificado …, poco purificado, poco desligado de las cosas de la tierra, que mancha de fango las alas de tu alma y te impide elevarte hacia una mayor intimidad con Dios, la falta de esfuerzo y de auténtico interés, por tu parte, en los momentos en que te quedas cara a cara con el Señor.

Salvador Canals. Ascética Meditada; “Yo estaré con vosotros siempre”.

Hoy una frase de un deportista

He fallado una y otra vez en mi vida, por eso he conseguido el éxito.

Michael Jordan.

La familia

“La paz y la guerra empiezan en el hogar. Si de verdad queremos que haya paz en el mundo, empecemos por amarnos unos a otros en el seno de nuestras propias familias. Si queremos sembrar alegría en derredor nuestro precisamos que toda familia viva feliz.”

Madre Teresa de Calcuta.

Juan Pablo II: a los jóvenes

Me dirijo sobre todo a vosotros, queridísimos chicos y chicas, jóvenes y menos jóvenes, que os halláis en el momento decisivo de vuestra elección. Quisiera encontrarme con cada uno de vosotros personalmente, llamaros por vuestro nombre, hablaros de corazón a corazón de cosas extremadamente importantes, no sólo para vosotros individualmente, sino para la humanidad entera.

Quisiera preguntaros a cada uno de vosotros: ¿Qué vas a hacer de tu vida? ¿Cuáles son tus proyectos? ¿Has pensado alguna vez en entregar tu existencia totalmente a Cristo? ¿Crees que pueda haber algo más grande que llevar a Jesús a los hombres y los hombres a Jesús? (1).

 

Juan Pablo II. Pronunciado en Roma (Italia), 13-V-1984.

Peticiones ineficaces

He pedido a Dios que me quite el orgullo: …y me ha respondido que no corresponde a Él quitármelo, sino a mí renunciar a él.

 

– He pedido a Dios que me conceda la paciencia: …y me ha respondido que no puede: la paciencia se deriva del sufrimiento y no se concede, se merece.

 

– He pedido a Dios que me dé la felicidad: …y me ha dicho que es imposible: El concede bendiciones (buenas o malas según la opinión de los hombres), encontrar la felicidad en ellas depende de mí.

 

– He pedido a Dios que me evite el dolor: …y me dice que no me conviene: el sufrimiento me aparta de las preocupaciones del mundo y me acerca al mismo Dios.

 

– He pedido a Dios que haga crecer mi espíritu: …y me ha dicho que no: yo debo crecer por mí mismo, pero El me podará y hará fecundo mi esfuerzo.

 

– He pedido a Dios que me ayude a amar a los demás como Él me ama: …y me ha dicho: ¡al fin has tenido una buena idea!

 

(De un boletín belga)

Published in: on junio 4, 2008 at 8:32 am  Comments (1)