Juan Pablo II: a los jóvenes

Me dirijo sobre todo a vosotros, queridísimos chicos y chicas, jóvenes y menos jóvenes, que os halláis en el momento decisivo de vuestra elección. Quisiera encontrarme con cada uno de vosotros personalmente, llamaros por vuestro nombre, hablaros de corazón a corazón de cosas extremadamente importantes, no sólo para vosotros individualmente, sino para la humanidad entera.

Quisiera preguntaros a cada uno de vosotros: ¿Qué vas a hacer de tu vida? ¿Cuáles son tus proyectos? ¿Has pensado alguna vez en entregar tu existencia totalmente a Cristo? ¿Crees que pueda haber algo más grande que llevar a Jesús a los hombres y los hombres a Jesús? (1).

 

Juan Pablo II. Pronunciado en Roma (Italia), 13-V-1984.

Anuncios

Sobre humildad y obediencia

No a todos conviene la observancia de todos los consejos. Dados como están para favorecer la caridad, ésta es la que ha de regular y medir su ejecución… Los que tenemos que practicar los religiosos, son los comprendidos en nuestras Reglas. Y a la verdad, nuestros votos, nuestras leyes monásticas, las órdenes y consejos de nuestros Superiores constituyen para nosotros la expresión de la voluntad divina y el código de nuestros deberes de estado.

 

Dom Vital Lehodey

El santo abandono

 

San Josemaría

La oración es el cimiento del edificio espiritual. —La oración es omnipotente. (Camino, punto 83).

Lucha

Algunos luchan un día y son buenos; otros luchan un año y son mejores; unos pocos luchan toda la vida: esos… son imprescindibles.

Bertolt Brecht (poeta alemán).

San Josemaría

img-es-b8.jpg  

Cuando los cristianos lo pasamos mal, es porque no damos a esta vida todo su sentido divino. Donde la mano siente el pinchazo de las espinas, los ojos descubren un ramo de rosas espléndidas llenas de aroma.

 Vía Crucis; estación VI, punto 5.

Oración

26.jpg

El tema de mi oración es el tema de mi vida. Yo hago así. Y a la vista de esta situación mía, surge natural el propósito, determinado y firme, de cambiar, de mejorar, de ser más dócil al amor de Dios.

San Josemaría. HomilíaLa Virgen Santa, causa de nuestra alegría“.

San Josemaría Escrivá

La lealtad tiene como consecuencias la seguridad de andar por un camino recto, sin inestabilidades ni perturbaciones; y la de afirmarse en esta certidumbre: que existen el buen sentido y la dicha.

Mira si se cumplen en tu vida de cada instante.

Surco punto 340

San Josemaría Escrivá

 6.gif

Para ir adelante, en la vida interior y en el apostolado, no es la devoción sensible lo necesario; sino la disposición decidida y generosa, de la voluntad, a los requerimientos divinos.

Surco 766.

Don Álvaro del Portillo

portillo1.jpg

En nuestra vida espiritual todo se reduce a tener presencia de Dios, las demás normas de siempre son medios para conseguirlo.  Lo más elemental de la vida interior es tener presencia de Dios.  Lo que ninguno debe hacer es despreocuparse de la presencia de Dios. Si no tiene presencia de Dios, no andará bien: no será  mortificado, no será espiritual, no será celoso, no tendrá ganas de trabajar.

Monseñor Álvaro del Portillo. (1914-1994), Prelado del Opus Dei.

Oración

np.gif

Hay un solo modo de crecer en la familiaridad y en la confianza con Dios: tratarle en la oración, hablar con El, manifestarle -de corazón a corazón- nuestro afecto.

San Josemaría, homilia “Hacia la santidad“.

Published in: on agosto 26, 2007 at 10:23 am  Comments (1)