Las Confesiones, de San Agustín

Ahora: si hay alguno que llamado por ti escuchó tu voz y pudo evitar los delitos que ahora recuerdo y confieso y que él puede leer aquí, no se burle de mí, que estando enfermo fui curado por el mismo médico a quien él le debe el no haberse enfermado; o por mejor decir, haberse enfermado menos que yo. Ese debe amarte tanto como yo, o más todavía; viendo que quien me libró a mí de tamañas dolencias de pecado es el mismo que lo ha librado a él de padecerlas.

San Agustín. Libro II, capítulo 7.

Ascética meditada

Enemigos reales de tu oración: la imaginación, “la loca de la casa” que te turba y distrae con sus vuelos y con sus piruetas; tus sentidos despiertos y poco mortificados; la falta de preparación remota –si quieres llamarla de modo distinto, llámala disipación- por lo cual te encuentras tan lejos de Dios nuestro Señor cuando empiezas tu oración; tu corazón poco mortificado …, poco purificado, poco desligado de las cosas de la tierra, que mancha de fango las alas de tu alma y te impide elevarte hacia una mayor intimidad con Dios, la falta de esfuerzo y de auténtico interés, por tu parte, en los momentos en que te quedas cara a cara con el Señor.

Salvador Canals. Ascética Meditada; “Yo estaré con vosotros siempre”.

San Agustín

Cantad al Señor un cántico nuevo (PS 149,1). San Agustín. 

Pues yo canto, dirás. Sí ya se que cantas, te oigo. Pero mucho cuidado no sea que tu vida sea un testigo contrario a tu lengua. Cantad con la voz, cantad con el corazón, cantad con la boca, cantad con la conducta,”cantad al Señor un cántico nuevo”. Vosotros preguntáis que debéis cantar para el que amáis, y buscáis que alabanzas cantarle… La alabanza que hay que cantarle, es el mismo cantor. ¿Queréis cantarle alabanzas a Dios? Que la canción seáis vosotros mismos. Vosotros sois su alabanza si vivís rectamente”. (Sermo 34 in VT, 5-6).

Madre Teresa de Calcuta

Una hora diaria

Contaba la Madre Teresa de Calcuta en su orden, inicialmente, que tenían media hora de adoración ante Jesús Sacramentado una vez al mes. En un congreso decidieron pasar a una hora diaria. Recibieron permiso para que una de ellas pudiera colocar a Jesús en la custodia durante esa hora de adoración. Desde entonces, cuenta, mejoró la alegría, la atención de los enfermos, se llegaba a más y se doblaron el número de aspirantes.

Fuente: Interrogantes.

Aristóteles

Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo.

Gilbert Keith Chesterton

Si de verdad vale la pena hacer algo, vale la pena hacerlo a toda costa.

1874-1936. Escritor británico.

Juan Pablo II

images.jpg

¡La Iglesia de hoy no necesita “cristianos a tiempo parcial”, sino cristianos de una pieza!

Juan Pablo II, 1920-2005. Karol Józef Wojtyla.

Miguel de Cervantes

  cervantes.gif

¿Qué locura o qué desatino me lleva a contar las ajenas faltas, teniendo tanto que decir de las mías?

Miguel de Cervantes Saavedra, 1547-1616. Escritor español. Autor de la obra “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha”.

Madre Teresa de Calcuta

  madre-teresa.jpg

“Dios no pretende de mi que tenga éxito. Sólo me exige que le sea fiel.”

“Cuanto menos poseemos, más podemos dar. Parece imposible, pero no lo es. Esa es la lógica del amor.”

MADRE TERESA DE CALCUTA
1910-1997
Beatificación: 19 Octubre, 2003

Varios de San Agustín

 

san-agustin.jpg

Da lo que tienes para que merezcas recibir lo que te falta.

Las lágrimas son la sangre del alma.

San Agustín
Obispo de Hipona y doctor de la iglesia (354-430). Uno de los cuatro doctores originales de la Iglesia Latina. Llamado “Doctor de la Gracia”.
Fiesta: 28 de agosto; memoria. Patrón de los que buscan a Dios, teólogos, imprenta.
Aparece frecuentemente en la iconografía con el corazón ardiendo de amor por Dios.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 445 seguidores