Aristóteles

Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo.

Anuncios

Don Álvaro del Portillo

portillo1.jpg

En nuestra vida espiritual todo se reduce a tener presencia de Dios, las demás normas de siempre son medios para conseguirlo.  Lo más elemental de la vida interior es tener presencia de Dios.  Lo que ninguno debe hacer es despreocuparse de la presencia de Dios. Si no tiene presencia de Dios, no andará bien: no será  mortificado, no será espiritual, no será celoso, no tendrá ganas de trabajar.

Monseñor Álvaro del Portillo. (1914-1994), Prelado del Opus Dei.

Miguel de Cervantes

  cervantes.gif

¿Qué locura o qué desatino me lleva a contar las ajenas faltas, teniendo tanto que decir de las mías?

Miguel de Cervantes Saavedra, 1547-1616. Escritor español. Autor de la obra “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha”.

San Gregorio Magno – 3 de septiembre

gregorio_magno.jpg

No cree verdaderamente sino quien, en su obrar, pone en práctica lo que cree. Por eso, a propósito de aquellos que de fe no poseen más que palabras, dice San Pablo: profesan conocer a Dios, pero le niegan con las obras (In Ev. Hom 26,9)“.

San Gregorio Magno
(540-604)
Fiesta 3 de septiembre
Patriarca,  Papa y Doctor de la Iglesia.

Corazón

La peor prisión es un corazón cerrado.

Juan Pablo II.

Proverbios árabes

alamos.jpg

Lo pasado ha huido, lo que esperas está ausente, pero el presente es tuyo.

Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio: no lo digas.

No dar nada por supuesto ni por sabido

“Todo está ya dicho; pero, como nadie atiende, hay que repetirlo” (André Gide).

Del blog Con las botas puestas.

Silencios

alamos.jpg 

(Fotografía del blog de Claudia)

Callar de sí mismo, es humildad.

Callar del defectos ajenos, es caridad

Callar palabras inútiles, es penitencia.

Callar a tiempo y lugar, es prudencia.

Callar en el sufrimiento, es  santidad.

Callar cuando se debe hablar, es cobardía.

Habla poco y escucha mucho, porque mucho aprenderás y poco errarás.

Habla a los hombres de Dios, pero antes a Dios de los hombres.

Published in: on agosto 14, 2007 at 4:59 pm  Dejar un comentario