María y Juan Pablo II

Recitar el Rosario, en efecto, es en realidad contemplar con María el rostro de Cristo.

Juan Pablo II.