Santa Teresa – Entrega. Perseverancia. Fidelidad

“Mas parécenos que lo damos todo, y es que ofrecemos a Dios la renta o los frutos y quedámonos con la raíz y posesión.”

 

Santa Teresa de Jesús. Vida 11,5.

Anuncios

Fidelidad – Beato Juan Pablo II

“Pero toda fidelidad debe pasar por la prueba más exigente: la de la duración. Por eso la cuarta dimensión de la fidelidad es la constancia. Es fácil ser coherente por un día o algunos días. Difícil e importante es ser coherente toda la vida. Es fácil ser coherente en la hora de la exaltación, difícil serlo en la hora de la tribulación. Y sólo puede llamarse fidelidad una coherencia que dura a lo largo de toda la vida. El  fiat de María en la Anunciación encuentra su plenitud en el fiat silencioso que repite al pie de la cruz. Ser fiel es no traicionar en las tinieblas lo que se aceptó en público”.

HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II

Ciudad de México, Catedral
Viernes 26 de enero de 1979

Published in: on octubre 16, 2012 at 8:41 am  Comments (1)  

Humildad – San Juan Bosco

No soy nada más que lo que valgo delante de Dios.

Published in: on julio 3, 2012 at 7:52 am  Comments (2)  

Humildad, examen. Fe, abandono.

Llora y duélete de que aún eres tan carnal y mundano, tan poco mortificado en las pasiones, tan lleno de movimientos de concupiscencia; Tan poco diligente en la guarda de los sentidos exteriores, tan envuelto muchas veces en vanas imaginaciones; Tan inclinado a las cosas exteriores, tan negligente en las interiores; Tan fácil a la risa y a la disipación, tan duro para las lágrimas y la compunción; Tan dispuesto a la relajación y regalos de la carne, tan perezoso al rigor y al fervor; Tan curioso para oír novedades y ver cosas hermosas; tan remiso en abrazar las humildes y despreciadas; Tan codicioso de poner mucho; tan encogido en dar; tan avariento en retener; Tan inconsiderado en hablar, tan poco detenido en callar; tan descompuesto en las costumbres, tan indiscreto en las obras; Tan desordenado en el comer, tan sordo a las palabras de Dios. Tan presto para holgarte, tan tardío para trabajar; Tan despierto para oír hablillas y cuentos, y tan soñoliento para velar en oración; Tan impaciente por llegar al fin, y tan vago en la atención; Tan negligente en el rezo, tan tibio en la Misa, tan indevoto en la Comunión; Tan a menudo distraído, tan raras veces enteramente recogido; Tan prontamente conmovido a la ira, tan fácil para disgustar a los demás; Tan propenso a juzgar, tan riguroso en reprender; Tan alegre en la prosperidad, tan abatido en la adversidad; Tan fecundo en los buenos propósitos, y tan estéril en ponerlos por obra.

BEATO TOMÁS DE KEMPIS (1380-1471).

Sacerdote de los Canónigos Regulares de Windesheim.

Fiesta: 30 de agosto.

San Agustín, varios:

“Dios lo que más odia después del pecado es la tristeza, porque nos predispone al pecado”.

“Da lo que tienes para que merezcas recibir lo que te falta”.

“La oración es el encuentro de la sed de Dios y de la sed del hombre”.

San Juan Bosco – Humildad

La gracia de Dios triunfa siempre donde encuentra una humilde obediencia.

San Juan Bosco.

Tibieza

El tibio es un ateo en potencia, al que ya empieza a parecerse en muchas cosas.

“La Tibieza”. Francisco Fernández-Carvajal.

Santa Teresa de Jesús

… Que el Señor da siempre oportunidad, si queremos.

Santa Teresa de Jesús. Libro de la vida.

San Agustín – Todo es para bien.

Para quienes aman a Dios, todo contribuye para su mayor bien: Dios endereza absolutamente todas las cosas para su provecho, de suerte que aún a quienes se desvían y extralimitan, los hace progresar en la virtud, porque se vuelven más humildes y experimentados.

 

SAN AGUSTÍN, De corre p. et. prat., 9, 24.

San Agustín: cadenas… voluntad… respuesta a Dios

Deseaba y ansiaba la liberación; sin embargo, seguía atado al suelo, no por cadenas exteriores, sino por los hierros de mi propia voluntad. El Enemigo se había posesionado de mi voluntad y la había convertido en una cadena que me impedía todo movimiento, porque de la perversión de la voluntad había nacido la lujuria y de la lujuria la costumbre y, la costumbre a la que yo no había resistido, había creado en mí una especie de necesidad cuyos eslabones, unidos unos a otros, me mantenían en cruel esclavitud. Y ya no tenía la excusa de dilatar mi entrega a Ti alegando que aún no había descubierto plenamente tu verdad, porque ahora ya la conocía y, sin embargo, seguía encadenado… Nada podía responderte cuando me decías: ‘Levántate del sueño y resucita de los muertos y Cristo te iluminará… Nada podía responderte, repito, a pesar de que estaba ya convencido de la verdad de la fe, sino palabras vanas y perezosas. Así pues, te decía: ‘Lo haré pronto, poco a poco; dame más tiempo. Pero ese ‘pronto’ no llegaba nunca, las dilaciones se prolongaban, y el ‘poco tiempo’ se convertía en mucho tiempo…